dilluns, 25 de novembre de 2013

346- Ciencias para el mundo contemporáneo: el campo magnético de la Tierra


Durante la Segunda Guerra Mundial, un científico ruso exiliado en EEUU desarrolló una tecnología capaz de decidir muchas batallas. Era un sencillo instrumento que,  instalado en aviones, era capaz de detectar bajo el agua el campo magnético que genera la imponente mole de hierro de un submarino alemán, invisible a simple vista. Setenta años después, en completo son de paz, un instrumento similar va a servir para explicar un fenómeno que afecta a todos los habitantes de la Tierra y que depende de una masa de hierro millones de veces más grande que un submarino nazi, pero igual de invisible a simple vista: el núcleo de la Tierra.

El nuevo instrumento, una versión mejorada del magnetómetro que usó aquel científico ruso (se llamaba Victor Vacquier), es la pieza clave de la misión espacial Swarm,lanzada desde el cosmódromo de Plesetsk, en Rusia. El lanzamiento del Swarm, enjambre en inglés, es un grupo de tres satélites de la Agencia Espacial Europea que se pondrán en órbita de forma simultánea y que medirán con una precisión no alcanzada hasta ahora el campo magnético generado por esa descomunal mole de hierro que hay en el centro de la Tierra.



Por ahora, la mejor manera de saber qué hay ahí abajo es viajar al espacio. Los intentos de cavar un pozo lo suficientemente profundo para atravesar la corteza se han quedado a una profundidad de 12 kilómetros. Los instrumentos de Swarm intentarán medir fenómenos que suceden a más de 3.000 kilómetros de profundidad. Se piensa que en esa zona del núcleo de la Tierra hay un océano de hierro fundido a más de 4.000 grados y tan grande como Marte. Al girar, este océano infernal funciona como un enorme imán con forma de barra cuyos polos norte y sur quedarían cerca de los polos geográficos. Este imán genera la magnetosfera, una descomunal burbuja protectora que llega hasta decenas de miles de kilómetros sobre nuestras cabezas y mantiene a raya las partículas llegadas del espacio a altas energías.

“En los últimos 150  años, el campo magnético ha perdido un 15% de potencia”

El principal objetivo de los tres satélites lanzados al espacio es saber por qué. En primer lugar, la misión medirá el campo magnético que se genera en el núcleo exterior de la Tierra, que aporta el 99% de todo el campo magnético del planeta. El debilitamiento de este campo deja a la Tierra un poco más expuesta al bombardeo de partículas originadas en el Sol.

Los tres satélites de Swarm, que parecen tres gambas robóticas de nueve metros de largo con placas solares a las espaldas, serán los primeros en aportar un mapa en 3D de los campos magnéticos que hay en la corteza terrestre. Estos los generan los propios minerales y esos mapas pueden destapar la existencia de nuevas reservas de minerales o de petróleo.
Por otra parte, para analizar la influencia del Sol sobre la Tierra, Swarm medirá las corrientes eléctricas en la magnetosfera y en la ionosfera, así como el impacto del viento solar sobre la atmósfera superior.

Los datos de las naves llegarán a la estación de seguimiento de Kiruna (Suecia), pero la misión se controlará desde el Centro Europeo de Operaciones Espaciales (ESOC) que la ESA tiene en Darmstadt (Alemania). Los datos científicos se procesarán, distribuirán y archivarán en el Centro para la Observación de la Tierra (ESRIN) de la ESA en Frascati (Italia).
Fuentes: Materia, sinc

Los lectores de los blogs: adn-dna, biologia i naturalesa , canal adn-dna.net a YouTube y los usuarios del aula virtual de ciencias de la naturaleza adn-dna.net pueden sugerir, en el apartado de comentarios de este post, otras informaciones relacionadas con la misión Swarm. 

Nota: En fer els comentaris cal seguir les recomanacions citades en el post 341 d'aquest blog.