dimarts, 3 de juliol de 2012

223- Efectos de la radiación ultraviolada sobre la salud humana

Radiación ultraviolada-adn-dna.net

1- Datos y cifras 

El cáncer cutáneo está causado por la exposición a las radiaciones ultravioleta (UV), ya sea procedentes del Sol o de fuentes artificiales como las camas bronceadoras. 

En 2000, a nivel mundial se diagnosticaron 200.000 casos de melanoma maligno y se produjeron 65.000 defunciones relacionados con este tipo de cáncer.

Es probable que la exposición excesiva de los niños y adolescentes a los rayos solares intervenga en la aparición de cáncer en etapa posterior de la vida.

Aproximadamente, 18 millones de personas en el mundo han quedado ciegas a causa de las cataratas.

La protección solar se recomienda cuando el índice de radiación ultravioleta es de 3 o mayor.

2- Las radiaciones ultravioleta
Las radiaciones ultravioleta forman parte de los rayos solares y su intensidad se ve influida por muchos factores:
 
- La elevación del sol: cuanto más alto está el sol en el cielo, mayor es la intensidad de las radiaciones ultravioleta. 

- Latitud: cuanto más cerca se está del ecuador, más intensas son las radiaciones ultravioleta.
 
- Protección de las nubes: las radiaciones ultravioleta son más intensas cuando el cielo está despejado, pero pueden ser intensas aun cuando el cielo esté nublado.
 
- Altitud: la intensidad de las radiaciones ultravioleta aumenta 5% por cada 1000 metros de altitud.
 
- Capa de ozono: este gas absorbe una parte de las radiaciones ultravioleta del sol. A medida que la capa de ozono se adelgaza, aumenta la cantidad de radiaciones ultravioleta que llegan a la superficie terrestre.
 
- Reflexión por el suelo: muchas superficies reflejan los rayos del sol y aumentan la exposición general a las radiaciones ultravioleta (por ej., el césped, la tierra y el agua reflejan menos de 10%: la nieve recién caída, hasta 80%; la arena seca de las playas, 15%; y la espuma del mar, 25%).

3- Efectos sobre la salud
 

En cantidades pequeñas, las radiaciones ultravioleta son beneficiosas para la salud y desempeñan una función esencial en la producción de vitamina D.

Sin embargo, la exposición excesiva a ellas se relaciona con diferentes tipos de cáncer cutáneo, quemaduras de sol, envejecimiento acelerado de la piel, cataratas y otras enfermedades oculares. También se ha comprobado que estas radiaciones aminoran la eficacia del sistema inmunitario.
 
3.1- Efectos sobre la piel
La exposición excesiva a las radiaciones ultravioleta ocasiona varias alteraciones crónicas de la piel.


- Melanoma maligno cutáneo: cáncer maligno de la piel potencialmente mortal.

- Carcinoma espinocelular
: cáncer maligno que generalmente avanza con menor rapidez que el melanoma y ocasiona la muerte con menor frecuencia.

- Carcinoma basocelular: cáncer cutáneo de crecimiento lento que predomina en las personas mayores.

- Fotoenvejecimiento: pérdida de la firmeza de la piel y aparición de queratosis solares.

 

3.2- Efectos sobre los ojos
 

Las radiaciones ultravioleta ocasionan los efectos agudos conocidos como fotoqueratitis (inflamación de la córnea) y fotoconjuntivitis (inflamación de la conjuntiva).
Estos efectos desaparecen por completo, se previenen fácilmente usando gafas protectoras y no se acompañan de lesiones a largo plazo.

 


3.3- Efectos crónicos de las radiaciones ultravioleta: 

Catarata
- Cataratas: enfermedad de los ojos en la que el cristalino se va opacando poco a poco, lo que va disminuyendo la visión y acaba causando ceguera.

- Terigión: carnosidad blanca o de color crema que aparece en la superficie ocular.

- Carcinoma epidermoide de la córnea o de la conjuntiva: tumor raro de la superficie ocular.

3.4- Otros efectos sobre la salud
Las radiaciones ultravioleta disminuyen la eficacia del sistema inmunitario porque modifican la actividad y la distribución de las células que desencadenan las respuestas inmunitarias. La inmunodepresión puede reactivar el virus del herpes simple en los labios («herpes labial»).
Carga de morbilidad

En 2000, la exposición excesiva a las radiaciones ultravioleta causó la pérdida de aproximadamente 1,5 millones de años de vida ajustados por discapacidad (AVAD) y 60 000 muertes prematuras.

Entre 50% y 90% de los cánceres de piel están causados por las radiaciones ultravioleta. En 2000, hubo 200 000 casos de melanoma maligno y 65 000 defunciones vinculadas con este cáncer en todo el mundo. Además, hubo 2,8 millones de casos de carcinoma espinocelular y 10 millones de casos de carcinoma basocelular.

A escala mundial, cerca de 18 millones de personas han quedado ciegas como consecuencia de las cataratas; hasta el 5% de estas pueden estar causadas por las radiaciones ultravioleta. Se calcula que en 2000 las cataratas atribuibles a las radiaciones ultravioleta causaron la pérdida de aproximadamente 500 000 AVAD.
 
4- Grupos vulnerables

Los niños y los adolescentes son particularmente vulnerables a los efectos nocivos de las radiaciones ultravioleta. La exposición excesiva de los niños a estas radiaciones probablemente intervenga en la aparición del cáncer de piel en etapa posterior de la vida. Aún no se conocen los mecanismos que intervienen, pero puede ser que la piel sea más susceptible a los efectos nocivos de las radiaciones ultravioleta durante la niñez.

El tipo de piel también es importante. Las personas de piel clara sufren más quemaduras solares y tienen un riesgo más elevado de cáncer de piel que las de piel oscura. Sin embargo, a pesar de que la incidencia de cáncer de piel es menor en las personas de piel oscura, los cánceres suelen detectarse más tarde, en un estadio más peligroso.

El riesgo de lesiones cutáneas, envejecimiento prematuro de la piel e inmunodepresión es independiente del tipo de piel.
 
5- Medidas protectoras

La OMS recomienda las siguientes medidas para protegerse de la exposición excesiva a las radiaciones ultravioleta:
 

a) Limitar el tiempo que se pasa bajo el sol de mediodía.
b) Preferir la sombra.
c) Usar prendas protectoras, como un sombrero de ala ancha para proteger los ojos, el rostro y el cuello.
 
d) Usar gafas de sol cerradas a los lados que den una protección de 99% a 100% contra las radiaciones ultravioleta A y B.





e) En las zonas de la piel que no estén cubiertas por la ropa, untar abundantemente y renovar con frecuencia un filtro solar de amplio espectro con un factor de protección solar (FPS) de 30+. La mejor protección se logra resguardándose a la sombra y vistiendo ropa protectora en vez de aplicar filtros solares. Estos no deben usarse con la idea de prolongar el tiempo que se pasa al sol, y las personas que se untan filtro solar para broncearse deben ser conscientes de la necesidad de limitar el tiempo que se exponen al sol.

f) Evitar las camas bronceadoras: el uso de estos aparatos antes de los 35 años de edad se acompaña de un aumento de 75% del riesgo de melanoma maligno. Las camas y las lámparas bronceadoras no deberían usarse a menos que sea bajo supervisión médica. La OMS recomienda prohibir su uso en los menores de 18 años.



g)Proteger a los bebés y los niños pequeños: siempre se debe mantener a los niños a la sombra.
 








h) Prevención de la carencia de vitamina D
Si bien la protección contra la exposición excesiva a las radiaciones ultravioleta es la preocupación principal desde el punto de vista de la salud, estas radiaciones, en pequeña cantidad, son esenciales para la buena salud porque intervienen en la producción de la vitamina D por el organismo. Esta vitamina fortalece los huesos y el sistema osteomuscular. Las personas que casi no se exponen al sol - como las recluidas en casa o en algún establecimiento, las de piel muy pigmentada que viven en latitudes elevadas o quienes se cubren todo el cuerpo cuando están a la intemperie por motivos culturales o religiosos - deberían considerar, con el visto bueno del médico, la conveniencia de tomar suplementos de vitamina D.
 
6- Respuesta de la OMS
 
Índice ultravioleta solar mundial - adn-dna.net
El índice ultravioleta (IUV) solar mundial es el patrón internacional para medir las radiaciones ultravioleta; fue elaborado por la OMS, el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y la Organización Meteorológica Mundial.
Tiene la finalidad de indicar la posibilidad de que se produzcan efectos nocivos sobre la salud y estimular a las personas a protegerse. Cuanto más alto es el valor del IUV, mayores son las posibilidades de que la piel y los ojos resulten lesionados y menor es el tiempo necesario para que se produzca la lesión. A partir de un UVI de 3 hay que aplicar medidas protectoras contra la luz solar.
El índice ultravioleta (IUV) solar mundial, que va de bajo (verde) a extremo (morado)


Fuente: OMS-Organización Mundial de la Salud 

Los lectores de los blogs: blog adn-dna, biologia i naturalesa y los usuarios del aula virtual de ciencias de la naturaleza adn-dna.net pueden sugerir, en el apartado de comentarios de este post, otros enlaces e información relacionada con los efectos de la radiación ultraviolada sobre la salud humana.

1 comentari:

Janna Ortínez ha dit...

Efectos sobre la piel:

Las radiaciones UV entre 290 y 320 nm se denominan B (UVB) y son las responsables de los efectos biológicos mas importantes de dichas radiaciones sobre el ser humano. Sobre la piel, tienen efectos nocivos a corto y a largo plazo. El enrojecimiento de la piel (eritema solar), desde leve a quemaduras importantes, es el pricipal efecto nocivo inmediato. Los efectos a largo plazo suelen ser infravalorados por el público debido a que tardan años en producirse, no existiendo anormalidades inmediatas en la piel que alerten a las personas de su inadecuada exposición a la luz del sol. Destacan la mayor frecuencia de cánceres cutáneos y el envejecimiento prematuro de la piel.

Sin embargo, la radiación UV solo constituye un riesgo para la salud cuando el ser humano se somete repetidamente, durante años, a exposiciones excesivas para su tipo de piel.

El riesgo ante la radiación UV disminuye a medida que aumenta el grado de pigmentación natural de la piel del ser humano, siendo máximo en pieles muy blancas y mínimo en personas de piel negra.

Efectos sobre el ojo:

De los efectos de la radiación UVB sobre el ojo cabe mencionar que aunque no se haya probado de forma absoluta, existen muchas evidencias científicas del daño que la radiación UVB puede hacer sobre las delicadas estructuras oculares. La afección más frecuente, en el mundo desarrollado, capaz de producir ceguera es la catarata, y no hay muchas dudas de la influencia de este tipo de radiaciones en el desarrollo de la misma.

Además el 10% de las personas mayores de 65 años de nuestro medio padecen una lesión en la zona de máxima visión, denominada Degeneración Macular, ligada a la edad en cuya producción también interviene la radiación ultravioleta.

Y por último, uno de los canceres oculares más frecuentes, el melanoma de úvea, está en franco aumento y se supone que tiene una relación directa con esta luz solar.

http://www.solysalud.org/sys/radiacion/fradiacion.html